“Educación y Modelos Pedagógicos”, título del último Encuentro 25 aniversario CEU Andalucía

Los participantes abordaron tres figuras referentes para CEU Andalucía: San Pedro Poveda, D. Ángel Herrera y el Beato Marcelo Spínola

SEVILLA (2021.06.15) El salón de actos de la Fundación San Pablo Andalucía CEU acogió un nuevo Encuentro 25 Aniversario que, bajo el título “Educación y Modelos Pedagógicos”, abordó figuras relevantes en el ámbito de la enseñanza, contextualizando la labor que desarrollaron en determinadas épocas y extrayendo conclusiones que podrían aplicarse al presente.

Mª Carmen Sánchez Sánchez, docente de Cardenal Spínola CEU, fue la encargada de moderar el encuentro, en el que participaron: Carmen Azaustre Serrano, antigua profesora de CEU Andalucía, que intervino desde Madrid; María Cristina Salvador Robles y Antonio Urzáiz Gutiérrez de Terán, profesora y secretario académico del Centro de Estudios Universitarios Cardenal Spínola CEU, respectivamente.

Carmen Azaustre habló sobre San Pedro Poveda “reconocido por la UNESCO como pedagogo, humanista, sacerdote… que, desde el comienzo de su actividad sacerdotal -en Guadix-, se sintió muy ligado a la realidad, dándose cuenta de que la sociedad no solo tenía hambre de Dios, sino que también había hambre física, necesidad de trabajo. Buscaba colaboradores, redactaba proyectos, ponía en marcha programas de acción a comienzos del siglo XX, siendo relevante la creación de la Escuela del Sagrado Corazón. De esta manera, logró rescatar a los niños y también a adultos de la pobreza y la ignorancia, a través de modernos métodos pedagógicos. De Guadix se va a Covadonga por dificultades suscitadas -principalmente envidias- por su acción educativa, donde también desarrolla una encomiable labor de 1906 a 1912. En 1911 comenzó a abrir sus primeras Academias, inicio de la Asociación laical Institución Teresiana”, expuso.

Por su parte, Antonio Urzáiz disertó sobre D. Ángel Herrera, en el que diferenció tres etapas: “principios del siglo XX, como laico comprometido en la vida pública; a partir 1936, cuando respondió a su vocación sacerdotal; y en 1947, momento en el que es nombrado obispo de Málaga, adquiriendo un importante papel en el ámbito educativo”. Afirmó que “fue un avanzado en todos los ámbitos en los que se desenvolvió: en el periodismo, en la formación, etc.”. Resaltó, asimismo, “el contexto social de analfabetismo y medio rural disperso en el que impulsó su obra educadora en Málaga, las escuelas rurales”.

Por último, María Cristina Salvador se centró en la figura del Beato Marcelo Spínola, recordando la época en la que nació, “una etapa convulsa en nuestro país tras la Revolución Francesa, que buscaba cambios políticos, sociales, religiosos, desligando la Iglesia de la cultura. Como abogado, trabajó en un pequeño despacho de Huelva, donde percibió que había muchas personas que pasaban necesidades, recibiendo el apelativo de “abogado de los pobres” por la ayuda que prestaba. Se ordenó sacerdote en 1864, momento en el que se había producido un progreso en nuestro país material y científico, pero dejando de lado la fe y la cultura religiosa. Siendo nombrado párroco de San Lorenzo de Sevilla, detectó igualmente el panorama de pobreza y analfabetismo -especialmente preocupante en la infancia-. Ante esta situación, con la ayuda de Celia Méndez, creó una escuela para niñas pobres, contando con la colaboración de mujeres de la clase alta sevillana. Ésta sería la semilla de la congregación de las Esclavas del Divino Corazón, fundada cuando es nombrado obispo de Coria-Cáceres, en 1885”.

Este encuentro se suma a los que ya han tenido lugar para conmemorar el 25 aniversario de la Fundación San Pablo Andalucía CEU, contando con la participación de expertos y profesionales vinculadas a la institución.